Las cuotas escolares: otra problemática atravesada por la crisis!


En tiempos de crisis, mucho más que en tiempos de bonanzas, la prevención es clave para lograr vínculos sanos



La comunidad educativa privada se encuentra frente a un nuevo desafío en tiempos de crisis. La creciente morosidad de las familias, aporta una nueva problemática al vínculo con el niño, cuyos padres no llegan a fin de mes y se resisten a la educación pública, lamentablemente tan deteriorada.


Los Colegios privados, suman a esa problemática, la de mantener la excelencia educativa y entre tanto, sostener estructuras costosas.


No es menor el rol que cumplen los docentes, los directivos y todo el equipo de profesionales de la educación, en la contención de los alumnos y sus familias, las mismas que incurren en permanentes atrasos en el pago de las cuotas escolares.


Cómo se conjuga toda esta realidad a la hora de los resultados? Quién resiste y en detrimento de quién? Están ajenos a toda esta complejidad, los resultados cotidianos de la educación? Cuánto tiempo se puede sostener el aplomo que requiere la excelencia educativa entre tanto se atraviesan estas situaciones?


En tiempos de crisis, mucho más que en tiempos de bonanzas, la prevención es clave. Lo contrario es permitir que el deterioro de todo un sistema, termine afectando precisamente al objeto más preciado de todo el circuito: los chicos!


Como profesionales de la negociación entendemos que saber mediar, escuchar, promediar las realidades de una y otra “punta de este ovillo” es fundamental. Comprender el punto exacto de inflexión de una negociación efectiva, es indispensable. Y arribar a acuerdos de cumplimiento efectivo y concreto es un acierto, y permite lograr un vínculo sano entre Colegio, familia y alumno.


Tratar a las familias como “simples deudores morosos” de un mercado económico, es un riesgo. El vínculo entre el Colegio y el alumno debe mantenerse siempre sano y fluido y el único modo de lograrlo es escindir en manos expertas las problemáticas económico-financieras para que el personal educativo pueda, a su vez, entregarse íntegramente a su verdadera misión: educar!

3 visualizaciones0 comentarios